Salomón

Salomón

Aunque nació en San Fernando de Cádiz, aprendió a hablar en Mallorca, luego se fue a Cartagena, Alcalá de Henares, Ferrol y otra vez a Cartagena. Total, que cuando por fin regresó a su tierra, tenía acento de ninguna parte y muy pocos amigos. Como era (y es) malo en los deportes, su popularidad en el colegio era nula, por lo que empezó a congeniar con marginados y proscritos (los que tenían parches en los ojos, aparatos en los dientes y gente invisible en general). Esto le permitió ver la vida desde la barrera, sin participar del todo, solo observando y reflexionando sobre las vidas de los ...

Salomón Shows y Actuaciones

Salomón es polémico. En este caso implica a todo el público en un debate que nos toca muy de cerca. ¿Qué es ...

Disfruta de los mejores monólogos de Salomón

¿Pór qué la profesión de médico genera más respeto que muchas otras? Al final todos somos humanos.

Biografía completa

Aunque nació en San Fernando de Cádiz, aprendió a hablar en Mallorca, luego se fue a Cartagena, Alcalá de Henares, Ferrol y otra vez a Cartagena. Total, que cuando por fin regresó a su tierra, tenía acento de ninguna parte y muy pocos amigos. Como era (y es) malo en los deportes, su popularidad en el colegio era nula, por lo que empezó a congeniar con marginados y proscritos (los que tenían parches en los ojos, aparatos en los dientes y gente invisible en general). Esto le permitió ver la vida desde la barrera, sin participar del todo, solo observando y reflexionando sobre las vidas de los demás. Por esas fechas ya era objeto de burlas y risas por parte de sus compañeros, pero curiosamente aquellas burlas eran para él la única atención que recibía de los otros niños, así que no solo se aferró a ellas, sino que empezó a provocarlas.



Con el paso del tiempo, decidió hacer algo más que mirar, y así terminó siendo voluntario en una residencia de ancianos, socorrista de piscinas, vigilante de playas, patrón de embarcaciones de rescate, portero de discoteca, cantautor y analista de sistemas informáticos. Pero no terminaba de encontrar su sitio, hasta que un día decidió romper con todo y aceptar su destino. Ahora se dedica al humor, aunque hay quien dice que lleva haciendo monólogos toda la vida, porque nunca deja hablar a nadie. Probablemente se encuentre en este mismo instante dando la brasa a algún pobre infeliz, en la barra de algún bar.